La gota puede ser contraida por factores de origen genético y puede ser inducida por medicamentos. 



La Gota es sinonimo de tener niveles anormales de ácido úrico. La saturación de ácido úrico (acumulación de cristales de sales de urato) en la sangre induce a la posibilidad de padecer de litiasis (cálculos renales) haciendo que el ácido se cristalize en el riñón, causando cálculos renales de tipo úrico. 







 

Un ataque agudo de gota puede producirse en cualquier articulación y puede causar dolor intenso acompañado de enrojecimiento en el dedo gordo del pie, conocido como podagra.



La gota sucede cuando el organismo aumenta la producción de acido urico y los riñones no pueden eliminarlo adecuadamente y es frecuente en el lado del pie, en los tobillos, rodillas y brazos, hombros, codos y hasta en las muñecas causando inflamación en la articulación. 



 

LA GOTA, asesino doloroso 

Aunque no son la causa de la enfermedad, el tener una vida sedentaria, el alcohol, y/o la obesidad, alimentos ricos en purinas, como las vísceras, carnes rojas, mariscos, langostas, camarones y pescado azul son responsables de los dolores agobiantes.

La gota puede deformar los pies y causar graves daños a los riñones.

El ácido úrico en el tejido cartilaginoso, gotosos son depósitos grandes de tejidos blandos y tendones. Estos depósitos usalmente se forman en la mitad de las personas con gota y puede afectar el pene del hombre.

El problema es que también pueden aparecer en la lengua, laringe y hasta los riñones, causando deficiencia renal y problemas serios en el corazon propiciando a la disminución del óxido nítrico, compuesto esencial para la relajación y contraccion del musculo cardiaco.



El oxido nitrico es importante para los vasos sanguíneos y contribuye a la disminución de formación de placa de colesterol. Todo esto puede llevar a un ataque al corazon.