Hepatitis A

La mayoría de infecciones con hepatitis A no producen síntomas y pasan desapercibidas,
aunque se puede presentar síntomas típicos de hepatitis aguda.

La transmisión de este virus A, generalmente se produce por una contaminación fecal
o a través de la vía oral, por ejemplo bebiendo aguas contaminadas
o ingiriendo mariscos crudos de procedencia higiénica dudosa.

¿Cómo usted cree que ha sido su caso?

La hepatitis A se trasmite principalmente de las deposiciones de una persona a la boca de otra, generalmente como un resultado de higiene deficiente,
cuando los alimentos son preparados por las manos sucias de una persona infectada.

A veces se trasmite en las guarderías, donde las personas que brindan los cuidados
pueden estar en contacto con heces infectadas de los pañales.

En ocasiones, los mariscos crudos están contaminados
cuando se recolectan de aguas donde desembocan las alcantarillas.

Las epidemias que se propagan por el agua y los alimentos son frecuentes,
especialmente en los países en vías de desarrollo.
La hepatitis A también puede ser trasmitida por contacto sexual.

La Hepatitis no es otra cosa que la inflamación o infección del Hígado.
 

Existen una gran variedad de virus que pueden infectar el Hígado,
siendo las mas comunes la tipo A y tipo B.



La gravedad de estos casos de Hepatitis puede oscilar entre
una infección benigna del órgano, hasta un riesgo mortal.



Pero, además, en medio de todos estos procesos Patológicos del Hígado,existe la posibilidad de desarrollar enfermedades irreversibles,
Como por ejemplo, el Cáncer y la Cirrosis Hepática entre ellas.



Los síntomas de la Hepatitis son: Perdida del apetito, Fatiga, Fiebre,
a veces Nauseas, Vómitos, Diarreas


Inclusive Icterisia, cuyo color amarillento de la piel se debe a un alto contenido de bilis en la sangre.


La orina se vuelven de una tonalidad mas intensa, debido al derrame de la Bilis 
y en ocasiones las Heces Fecales se vuelven arcillosas.

Hepatitis B

Es mucho mas grave que la Hepatitis tipo A, y su forma de transmisión es distinta, ya que la infección no se puede contraer por medio de la vía fecal u oral, sino a través de la sangre es decir, de productos sanguíneos contaminados por el Virus B, y por secreciones corporales, como la saliva y el semen.

La hepatitis B también se propaga por el contacto de las lágrimas,
la leche materna , la orina y la secreción vaginal.

La transmisión frecuente se produce entre los compañeros sexuales,tanto heterosexuales como homosexuales masculinos.

También se encuentran en alto riesgo las personas que permanecen en ambientes cerrados (Como las cárceles y las instituciones para personas con discapacidades mentales), por ser mas probable los contactos con los líquidos corporales.



Una mujer embarazada, si esta infectada con hepatitis B, le  puede trasmitir virus a su bebe durante el parto.



Las personas sanas, portadoras crónicas del virus, pueden trasmitir la hepatitis B. O sea hay que cuidar a quien uno le da un beso.



Las personas adictas a las drogas inyectables ante el uso colectivo de jeringuillas constituyen un grupo de alto riesgo para contraer esta peligrosa enfermedad.



Pero también se hallan en peligro los médicos, las enfermeras, los dentistas, y todas las personas que trabajan en el campo de la salud, debido a que pueden contraer esta enfermedad de una manera accidental, casi siempre por el contacto con instrumentos médicos contaminados.



Las personas que necesitan ser sometidas a transfusiones de sangre
también constituyen un grupo de alto riesgo ante la posibilidad de contraer la hepatitis B (por ejemplo, los enfermos con problemas renales que requieren de la hemo-diálisis; y los hemofílicos).



Por lo general, la hepatitis B tiene mayor repercusión que la hepatitis A y ocasionalmente es mortal, sobre todo en las personas mayores o después de una transfusión de sangre.



La infección por este virus puede ser leve o muy grave (fulminante).

Cuando una persona con hepatitis B también tiene hepatitis D, los síntomas son mas graves.



Una persona con hepatitis B presenta con mas frecuencia dolores articulares y ronchas rojas sobre la piel (urticaria) que las infectadas por los demás virus.



La hepatitis B se vuelve crónica en un 5 o 10%  de las personas infectadas. 


En ciertas partes del mundo, el virus de hepatitis B puede ser responsable de muchos casos de hepatitis crónica, cirrosis y cáncer hepático.


Una vez que se ha contraído la hepatitis B, las consecuencias pueden ser tan variadas como una ruleta rusa.

Un 5% de los casos deben ser hospitalizados.



Un 10% de las personas que logran restablecerse serán portadores del virus de la hepatitis B y en ese caso es fundamental tratar la condición para que no se complique con una Cirrosis Hepática.



Un 25% de estas personas que portan el virus de la hepatitis B sufrirán de hepatitis crónica.



Un 5% de los pacientes de hepatitis crónica desarrollaran el cáncer en el hígado.



Un 20% de los pacientes de hepatitis crónica, llegaran a desarrollar una cirrosis hepática, de la que probablemente morirán.

HEPATITIS

GUIA NUTRICIONAL